Investigación

MEDIDAS A CORTO PLAZO:
LOGROS ESTUDIANTILES
 
TEACH FOR AMERICA
 
En septiembre de 2013, el Departamento de Educación de Estados Unidos publicó el estudio más amplio y riguroso sobre Teach For America en casi una década. Éste concluyó que los estudiantes asignados al azar a aulas de matemáticas de educación secundaria y preparatoria de miembros de TFA avanzaron 2,6 meses adicionales por año en comparación con aquellos asignados a otras salas de clase, sin importar si sus profesores eran novatos o veteranos, de preparación tradicional o alternativa. 
Melissa A. Clark, Hanley S. Chiang, Tim Silva, Sheena McConnell, Kathy Sonnenfeld, y Anastasia Erbe (2013). Mathematica Policy Research, Inc.
 
Este estudio de referencia utilizó un diseño experimental de asignación aleatoria para analizar los resultados académicos de 100 salas de clase y de cerca 2.000 estudiantes en múltiples regiones. El estudio reveló que los estudiantes de los miembros de Teach For America avanzaron al menos lo mismo en lectura y significativamente más en matemáticas en comparación con los estudiantes de otros profesores.
Paul T. Decker, Daniel P. Mayer, y Steven Glazerman (2004). Mathematica Policy Research, Inc.

 

Utilizando una sofisticada metodología de "valor agregado" para analizar ocho años de resultados a nivel de secundaria en las evaluaciones estandarizadas del estado de Carolina del Norte, los investigadores encontraron que los miembros de Teach For America eran, en promedio, más eficaces que otros profesores en todas las materias, especialmente en matemáticas y ciencias. También descubrieron que el impacto positivo de tener un miembro de Teach For America era de dos a tres veces el efecto de tener más de tres años de experiencia docente.
Zeyu Xu, Jane Hannaway y Colin Taylor (2009). The Urban Institute/National Center for the Analysis of Longitudinal Data in Education Research (CALDER)
 
ESTUDIOS ESTATALES INDEPENDIENTES
Entre 2009 y 2012, tres estados -Luisiana, Carolina del Norte y Tennessee- estudiaron la eficacia de profesores de diferentes programas de formación docente basándose en el “valor agregado” de sus graduados para el logro de los estudiantes. Los tres estados llegaron a la conclusión de que Teach For America era uno de los programas de preparación de profesores de más alto rendimiento, que sus miembros tenían mayor impacto en el rendimiento de los estudiantes que otros profesores principiantes y el mismo impacto que los profesores más veteranos en muchos niveles y materias:
 
Junta Estatal de Educación de Tennessee y Comisión de Educación Superior de Texas (2010)
 
Gary Henry, Charles Thompson, Kevin C. Bastian, C. Kevin Fortner, David C. Kershaw, Kelly M. Purtell, y Rebecca A. Zulli (2010)
 
George H. Noell y Kristin A. Gansle (2009). Louisiana State University
 
TEACH FIRST
 
En este último estudio, los investigadores encontraron que los estudiantes del Certificado General de Educación Secundaria (GSCE) se beneficiaron de la presencia de un profesor de Teach First en su escuela. La investigación demostró que en el segundo y tercer año después de la introducción de un profesor de Teach First en una escuela hubo logros a nivel de toda la escuela de aproximadamente el 5% de la desviación estándar, o un alza de un nivel en una de las ocho mejores materias del alumno.
Rebecca Allen y Jay Allnutt (2013).  Department of Quantitative Social Science, Institute of Education, University of London
 
Un estudio de casi 200 escuelas encontró que aquellas que emplean profesores de Teach First muestran una mejora estadísticamente significativa en los resultados de la evaluación del Certificado General de Educación Secundaria (GCSE). Además, los resultados indican que a mayor número de profesores de Teach First, mejor era el desempeño de la escuela.
Daniel Mujis, Chris Chapman, Dr. Alison Collins, y Paul Armstrong (2010)
The University of Manchester
 
En un informe de 2010 de la Oficina de Estándares en Educación (Ofsted), el organismo británico a cargo de las inspecciones a las escuelas, Teach First recibió la calificación más alta en las 44 áreas inspeccionadas. Ofsted elogió especialmente el calibre de los profesores de Teach First y su éxito en guiar a los estudiantes hacia altos niveles de rendimiento académico con un enfoque “implacable” en el aprendizaje y el progreso de sus estudiantes.
Ofsted (2011)
 
 
ENSEÑA CHILE
El primer estudio realizado por un socio de Teach For All en América Latina demuestra el impacto positivo de los participantes en los alumnos.
 
Los resultados preliminares de un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo sugieren que las escuelas participantes de Enseña Chile tuvieron mayores logros en comparación con las escuelas que no participan en las pruebas de español y matemáticas, así como en las habilidades no cognitivas de los estudiantes, tales como la autoestima, la auto-eficacia y las habilidades intelectuales y metacognitivas.
Mariana Alfonso, Ana Santiago, y Mariana Bassi (2010). Inter-American Development Bank
 
MEDIDAS A LARGO PLAZO:
DESARROLLO DE LIDERAZGO DE ALUMNI
 
TRAYECTORIAS PROFESIONALES
 
  • De los 37.000 alumni de Teach For America, más del 85% sigue trabajando en educación o con comunidades de bajos ingresos, incluyendo 10 mil profesores, cerca de 800 líderes escolares y 185 líderes estatales o distritales, impactando algunos de los sistemas escolares que están mejorando más rápidamente en la nación.
     
  • De los más de 2.600 alumni de Teach First en el Reino Unido, el 74% sigue trabajando en el campo de la educación, más de la mitad de ellos como profesores. Los demás trabajan en todos los sectores, incluyendo la política, el gobierno y los negocios, para hacer frente a la desigualdad educativa en apoyo de los niños desfavorecidos.
 
MENTALIDADES DE LOS PARTICIPANTES
 
El impacto del servicio voluntario juvenil en los futuros resultados:
La evidencia de Teach For America
Will Dobbie y Roland G. Fryer, Jr., (2011) Universidad de Harvard
Un estudio de la Universidad de Harvard de 2011 reveló que Teach For America fortalece la convicción de los participantes de que los niños de familias de bajos ingresos pueden competir académicamente con niños de entornos más ricos; intensifica su creencia de que la brecha de logros es solucionable; y aumenta la probabilidad de que sigan una carrera en el sector de la educación.