Un Problema Global

ESTADÍSTICAS NACIONALES

LA DESIGUALDAD EDUCATIVA ES UN PROBLEMA SISTÉMICO EN PAÍSES RICOS Y POBRES POR IGUAL
 

Los niños más desfavorecidos del mundo tienen el menor acceso a una educación de calidad.

Cuando efectivamente van a la escuela, a menudo no reciben el apoyo extra y las altas expectativas que necesitan para vencer las probabilidades.

 

Millones de niños abandonan la escuela cada día sin las habilidades que necesitan para lograr seguridad financiera y ser ciudadanos informados, que contribuyen a la sociedad, con perspectivas reales para el futuro.

 

¿Por qué es importante?

La inequidad educativa es un problema de todos.

 

 

LAS CONSECUENCIAS DE LA INEQUIDAD EDUCATIVA AFECTAN A INDIVIDUOS, COMUNIDADES Y A NUESTRA SOCIEDAD EN GENERAL

 

La inequidad educativa contribuye al aumento del desempleo y a tener economías más débiles.
El costo de la crisis de educación en Pakistán es equivalente a la de una inundación devastadora cada año: 100 mil millones de rupias.
 
La inequidad educativa mantiene la delincuencia y la violencia.
En los Estados Unidos, un joven que abandona la escuela secundaria sin graduarse tiene 47 veces más probabilidades de terminar en la cárcel que uno que se gradúa de la universidad.
 
La inequidad educativa alimenta los prejuicios que comienzan en la sala de clases y perpetúa la injusticia y el conflicto a través de las fronteras. 
Cuando la tasa de matriculación en la escuela secundaria de un país es 10% más alta que el promedio, su riesgo de guerra civil disminuye en un 3%.
 
La inequidad educativa perpetúa la pobreza.
Si todos los estudiantes de los países de bajos recursos dejaran la escuela con habilidades básicas de lectura, el número de personas viviendo con menos de 1,25 dólares al día se reduciría en un 12% - sacando a 171 millones de personas de la pobreza.

 

UN PROBLEMA GLOBAL REQUIERE UNA ACCIÓN GLOBAL
 

Un mundo con crecientes oportunidades educativas y decrecientes desigualdades es un mundo más próspero, pacífico y sustentable en el que más niños tienen la oportunidad de cumplir sus sueños.


Dado que la educación es un valor global compartido, podemos mejorarlo trabajando juntos a pesar de nuestras diferencias y de las fronteras nacionales.