A Través del Programa Jugamos Juntos Enseña por México Apoya a los Padres, Madres y Cuidadores Primarios a Crear Vínculos Significativos con los Niños y Niñas

Tania López Conde, Jefa de Formación de Primera Infancia, Enseña por México

Read this story in English

Históricamente, el papel de las y niños en la sociedad no se ha reconocido y valorado, lo que ha llevado a un estilo de crianza autoritaria y centrada en los adultos en muchos lugares del mundo. México, por ejemplo, ocupa el segundo lugar en América Latina en abandono infantil, y el primero a nivel mundial en abuso sexual infantil—sin embargo, solo destina el 0.6% del PIB al cuidado infantil y educación para la primera infancia. Estos patrones dañinos son un reflejo de una sociedad centrada en los adultos que sigue percibiendo a las niñas y niños como sujetos con pensamiento limitado, en donde los adultos ejercen un poder sobre ellos por el simple hecho de ser menores. Esta concepción, genera situaciones que exponen a las niñas y niños a estrés tóxico que, según investigaciones en neurociencias del Center on the Developing Child, impactan en la calidad de la estructura cerebral, estableciendo una base frágil que afectará el aprendizaje, la salud y las conductas posteriores a medida de que las personas crecen.

En Enseña por México creemos que es de suma importancia redefinir el concepto de infancia y su papel en la sociedad, para que los adultos reconozcan a las niñas y niños como sujetos de derechos, garantizando y exigiendo que estos sean respetados. Reconocemos que estos problemas nos afectan a todos, pues al no defender y garantizar los derechos de la infancias, tendremos problemas educativos y sociales que serán insostenibles en el futuro. En Enseña por México nos reconocemos como embajadores de los derechos de la niñez y consideramos que es nuestro deber moral escuchar y respetar sus "cien lenguajes" como lo propone Malaguzzi, y devolver a las niñas y niños las capacidades que históricamente les han sido robadas.

Por esta razón, desarrollamos Jugamos Juntos con el apoyo de la Aceleradora de Innovación en la Primera Infancia-U-ERRE y Frontiers of Innovation del Center on the Developing Child de la Universidad de Harvard. Jugamos Juntos es una innovación basada en ciencia que busca fortalecer las habilidades socioemocionales de los adultos cuidadores de las niñas y niños de las comunidades en las que colaboramos, apoyando a las familias para que desarrollen estrategias de cuidado sensible y cariñoso. 

A través de las experiencias que hemos tenido con los Profesionales de Enseña por México (PEM) como líderes en sus comunidades educativas (estudiantes, maestros, trabajadores de la escuela, familias, organizaciones aliadas y empresas en la comunidad), sabemos que el cambio sistémico parte de la transformación personal y va hacia la transformación colectiva. Este proceso se puede visualizar en la "Teoría U" de Otto Scharmer, la cual establece que para transitar a movimientos de cambio colectivo debemos pasar por procesos disruptivos que parten de la autoconsciencia. Utilizamos esta teoría para desarrollar los tres ejes del programa: 1. Cuidando al cuidador (la imagen que el adulto tiene de sí mismo); 2. El adulto que acompaña (la imagen que el adulto ofrece al niño) y 3. Juego en familia (la imagen del niño en la imagen del adulto).

Una de nuestras principales preocupaciones al momento de diseñar Jugamos Juntos, era llegar al mayor número posible de cuidadores primarios en nuestras comunidades. Anticipamos que esto sería un reto porque en experiencias anteriores los horarios de trabajo de muchas de las familias les impedían asistir a todas las sesiones propuestas. Para solucionar esto, imaginamos un programa en el que los cuidadores pudieran participar en la experiencia sin tener que asistir a las sesiones en todo momento. La llegada de la pandemia COVID-19 facilitó el diseño de una experiencia híbrida con sesiones sincrónicas (ocurren en un tiempo real a través de un medio en línea específico) y experiencias de aprendizaje asincrónicas (ocurren dentro de un marco de tiempo flexible para acceder a los recursos).

Ahora, Jugamos Juntos es un programa de 10 semanas en el que las familias forman parte de un grupo de cuidadores primarios que es facilitado por un PEM. En esta experiencia, el PEM acompaña y proporciona seguimiento al proceso de aprendizaje de las familias a través de espacios sincrónicos cada tres semanas (cuatro espacios en total) en donde se facilitan diálogos entre cuidadores y juegos guiados en familia que promueven la interacción y comunicación entre la díada (cuidador e hija/o).  También se proponen experiencias asincrónicas cada semana, en donde se comparten vía WhatsApp, cápsulas informativas, infografías y juegos sobre temas de: autocuidado, comunicación y crianza positiva para fomentar interacciones significativas entre el cuidador y el niño/a.

Esperamos seguir aprendiendo de la evidencia que estamos recopilando a través de la investigación en el programa Jugamos Juntos, adaptándonos y realizando ajustes para mejorar el programa durante la pandemia y más allá, a través de procesos de exploración e iteración. 

Nunca hubiéramos podido anticipar que el giro hacia la interacción virtual que exigía la COVID-19, nos permitiría involucrar a más familias de las que habíamos previsto inicialmente en Jugamos Juntos. Es por ello que aunque poco a poco pasaremos a ofrecer de nuevo experiencias de aprendizaje cara a cara entre los PEM, cuidadores, las niñas y los niños; planeamos seguir ofreciendo espacios remotos de participación, con el fin de llegar a las familias tomando en cuenta sus tiempos y espacios de participación.

Para el equipo de Enseña por México, Jugamos Juntos ha sido una experiencia llena de aprendizajes y grandes descubrimientos, ya que nos ha permitido visualizar las nuevas posibilidades que han surgido de una situación tan compleja como lo es la pandemia. Hemos podido darnos la oportunidad de innovar para llegar a las niñas y niños de nuestras comunidades, a pesar de la brecha digital y educativa que se ha incrementado sobre todo con los más pequeños. También hemos aprendido de las familias, reconociendo que para ofrecer mejores condiciones de aprendizaje para las niñas y niños, tenemos que empezar por las experiencias que se dan dentro de la familia, debido a que los cuidadores han sido afectados por su propia crianza y pueden repetir estos patrones con sus hijas e hijos. A través de Jugamos Juntos, esperamos apoyar a las familias a romper estos patrones por medio del autoconocimiento y la autoconsciencia que les llevará a "dejar ir" el adultocentrismo en su relación con sus hijas/os y, en última instancia, con nuestra sociedad.

Aprende más sobre Jugamos Juntos y sigue el proyecto en Facebook, Twitter y Instagram.